Jorge González García se nos ha ido

El jueves 8 de abril de 2004 una lamentable noticia fue dada a conocer desde la ciudad de Hialeah en la Florida. En las primeras horas de la mañana el Ing. Jorge González García, Miembro del Consejo General de la STC había dejado de existir a causa de un infarto masivo, del que no pudo recuperarse, aún cuando recibió la atención médica necesaria, a los pocos minutos de haberse producido.

Ha sido una infausta nueva que llenó de profunda consternación a su numerosa familia, a todos sus amigos y las innumerables instituciones a los que ofrecía sus excelentes servicios profesionales desde hacía varios años.

La historia de Jorge González y de su irrestricta militancia en favor de la libertad de Cuba es larga, pero nos limitaremos a exponer en breve síntesis los aspectos más generales de su paso entre nosotros.

Habiendo sido fundador del Movimiento Cristiano Liberación desde su Cátedra de Ingeniería Electrónica en la CUJAE en Cuba, tuvo que partir a Venezuela en la década de los 90s, donde de inmediato se comunicó con la Solidaridad de Trabajadores Cubanos que conocía perfectamente e integró nuestras filas ofreciéndonos toda su capacidad creativa, convirtiéndose en Asesor Técnico del Secretariado de la STC en la que con su concurso y maestría orientó todo lo referente al desarrollo de las comunicaciones a través de las nuevas tecnologías en que era un verdadero experto. Gracias a él la STC fue una de las primeras organizaciones de oposición a la Cuba de Castro que contó con todos los elementos necesarios para desarrollar la Internet y las páginas Web con las que contamos actualmente. Nuestra sede en Caracas contó con su excelente maestría para todos los miembros que aprendimos el uso de estas valiosas herramientas.

Se estableció en la ciudad de Valera, Estado Trujillo en Venezuela, creó una academia de Computación y generó un ámbito profesional para el avance y el conocimiento de la especialidad en esa ciudad, granjeándose el afecto y el respeto de la comunidad venezolana. Junto a él pudo reunir a su familia, logrando paz y estabilidad.

Hace pocos años en vista de que Venezuela iniciaba su crisis, decidió marcharse a los Estados Unidos donde contaba con sus hermanos mayores residentes en California. Se radicó en la ciudad de Hialeah, en el Estado de la Florida, sufriendo las amarguras propias de comenzar desde cero nuevamente y otra vez reuniendo a su querida familia.

Se ha reconocido a Jorge González como un hombre de carácter severo y pertinaz, pero con un profundo contenido humano de generosa solidaridad. Al poco tiempo de establecerse como un especialista en la computación en tan competido mercado, pronto se arraigó como un consultor de alta factura y como un ingeniero de la más alta calificación. No abandonó a sus clientes de Venezuela y prestaba atención remota a muchísimas personas que confiábamos en su trabajo y su excelente experiencia. La misma empresa que él creó en Venezuela Microsistemas, la estableció en los Estados Unidos. Desde allí contábamos con su apoyo no sólo profesional sino con su creatividad y aportes para el crecimiento de la STC.

Su actitud le valió ser reconocido por el VIII Congreso de la STC, celebrado en República Dominicana en Diciembre de 2002, que lo eligió por unanimidad miembro del Consejo General. Estuvo trabajando hasta la noche antes de su deceso y mantuvo la comunicación diaria acostumbrada con la sede de la STC hasta el mediodía del miércoles. A la mañana siguiente, apenas minutos después de haberse levantado, expresó a su esposa sentirse mareado y en ese momento se desplomó.

Sus honras fúnebres fueron realizadas el Domingo de Resurrección. La Delegación de la STC Miami en pleno estuvo presente, así como miembros del Secretariado que desde Venezuela se trasladaron a Miami y lo acompañamos hasta su última morada en el camposanto. La STC rinde homenaje póstumo a este maestro de las telecomunicaciones con el título de Web Master Emérito.
Hemos comprendido que Dios necesitaba un Web Master como él.


Pedro Pérez Castro