Asegura Oswaldo Payá que el Proyecto Varela ya recogió 10 mil firmas

LA HABANA, 6 de febrero (Ernesto Roque, Grupo Decoro / www.cubanet.org) - El disidente Oswaldo Payá Sardiñas asegura en La Habana que el Proyecto Varela recogió ya las 10 mil firmas que exige la Constitución cubana para presentar o modificar leyes.

La revelación fue hecha luego del encuentro que antier siete disidentes, entre ellos Payá, tuvieron con el presidente mexicano Vicente Fox y otros miembros de su gobierno.

Payá no sólo anunció la recogida de las 10 mil firmas sino que informó que el Proyecto Varela pasó a ser una campaña nacional.

"Existe una esperanza, porque ya existe una campaña nacional por el cambio (...) que no se puede apreciar con los indicadores de una sociedad abierta ya que los mecanismos del gobierno estan encaminados a silenciarlos" -indicó Payá.

Payá, coordinador del Movimiento Cristiano Liberación, le leyó un mensaje al presidente Fox en una de cuyas partes se lee: "Hacemos un llamado a México, a América Latina y al mundo a que se unan en solidaridad con el pueblo cubano que ya esta haciendo su propio camino".

El disidente dio a conocer que "el gobierno ha detenido, amenazado, encarcelado y secuestrado a más de 300 gestores del Proyecto con el objetivo de que estas firmas no sean entregadas a la Asamblea Nacional". Y luego añadió que el listado con los nombres de esas personas le fue entregado al presidente Fox.

Por su parte, Osvaldo Alfonso Valdés, presidente del Partido Liberal Democratico de Cuba, expresó: "El Proyecto Varela demuestra que la oposición cubana tiene fuerza moral y que se considera beligerante, ya que con todas las limitaciones que se tienen, desde la represión hasta no contar con espacios en la prensa, es un logro dentro del miedo alcanzar esta cifra".

Valdés concluyó: Si el gobierno cubano cuenta realmente con el apoyo popular que dice tener no debe tener miedo consultar al pueblo. Que lo demuestre en las urnas".


El Proyecto Varela a las puertas de la Asamblea Nacional

ARTICULO PUBLICADO EN EL NUEVO HERALD EL DOMINGO, 10 DE FEBRERO DE 2002 POR: PABLO ALFONSO

El Proyecto Varela que, entre otras cosas, aboga por la celebración de un referéndum para un cambio político en Cuba, está casi listo para tocar a las herméticas puertas de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Las 10,000 firmas que la legislación vigente en Cuba considera necesarias para presentar ante ese ''órgano legislativo'' un proyecto de ley, ya están listas según anunció Oswaldo Payá, presidente del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), que auspicia la iniciativa.

''Las tenemos y más que esa cifra [10,000]. Estamos en el proceso de autenticidad para evitar las falsificaciones, con las que los organismos de inteligencia del régimen quieren sabotear el Proyecto Varela'', me confirmó Payá desde La Habana durante una conversación telefónica este fin de semana.

Después de un año de intenso trabajo en todo el país, el MCL y los grupos opositores que lo respaldan en esta iniciativa han logrado reunir esas firmas salvando muchos obstáculos, que no siempre provienen del sector oficialista.

''Hay otros grupos opositores que no comparten esa iniciativa, pero que además han hecho campaña activa en su contra'', me comentó Payá. ``Eso ha contribuido a la confusión que, desde un principio, comenzó a sembrar el propio gobierno''.

Quizás una buena parte de esa confusión se debe a que sus oponentes desconocen el mecanismo técnico o legal en que se sustenta el Proyecto Varela. Muchos consideran que la simple presentación de esas firmas ante la Asamblea garantiza su aprobación o legitima al gobierno. He escuchado a algunos opositores, dentro y fuera de Cuba, afirmar incluso que, con esas firmas, se quiere constituir un partido de oposición simbólico. Le pregunté directamente a Payá sobre el tema.

''Es absurdo'', afirmó. ``Lo que queremos es llevar a la Asamblea, lo que nunca ha pasado hasta ahora en Cuba, [el mensaje de] que miles de ciudadanos piden el cambio político de manera pacífica''.

Payá no se hace ilusiones al respecto. De hecho, afirmó que en las últimas semanas las autoridades están reprimiendo a los activistas en todo el país, tratando de incautarse de las firmas, evitando su verificación.

''Es una mezcla de represión y desespero, mientras aumentan las manipulaciones para confundir, que llegan desde todos los flancos'', aseguró.

El Proyecto Varela está tratando de utilizar, el Artículo 88 de la Constitución aprobada en 1992, que en su inciso ''g'', otorga también a los ciudadanos la facultad de presentar proyectos de ley ante la Asamblea para su consideración: ''En este caso será requisito indispensable que ejerciten la iniciativa diez mil ciudadanos, por lo menos que tengan la condición de electores'', afirma el texto constitucional.

Por supuesto, eso no garantiza que los parlamentarios cubanos tengan que aprobar el Proyecto Varela y su propuesta de referéndum político.

La iniciativa tiene, según Payá, una consideración técnica y otra de tipo político-moral que él valora como la más importante.

''El propósito del Proyecto Varela es la movilización cívica de la ciudadanía, porque esa es la vía posible para que los cambios sean pacíficos'', aseguró Payá.

El dirigente del MCL aseguró que en las próximas semanas se dirigirán a la Asamblea Nacional para que explique cómo es el procedimiento técnico-legal para presentar esas firmas. No se conoce ese procedimiento porque nunca se ha hecho algo igual en Cuba.

La iniciativa, dijo Payá, no termina con la presentación de las firmas, porque a partir de ese momento se convertiría en proyecto de ley, sobre el cual tendrán que pronunciarse los parlamentarios.

A propósito del Proyecto Varela, el canciller Felipe Pérez declaró la pasada semana una cadena de televisión extranjera que los opositores no tienen poder de convocatoria, algo que Payá desmintió categóricamente durante su conversación.

''Yo reto, con todo respeto, al canciller Pérez Roque a discutir el asunto públicamente en la televisión nacional; incluso, en un programa donde ellos puedan hablar seis horas y nosotros nada más que 15 minutos'', enfatizó Payá. ``Ya verán entonces si tenemos o no poder de convocatoria'', subrayó.


Retornar a la página principal